Excite

Y dijo Messi: "Hágase la luz"

  • Getty Images

En pleno cónclave papal, anoche Messi volvió a postularse una vez más como la conexión divina en la tierra. Obró el milagro de igualar la eliminatoria él solito en los primeros 40 minutos de partido, y sin duda infundió un pavor inmenso en el rival. Ese miedo que sólo el poder puede causar. En estos días de tinieblas para el Barça, de nuevo Messi marcó el camino.

La famosa "Remontada" llevaba vendiéndose en los periódicos desde hace semanas, pero no era tarea fácil: a la racha negativa del Barça con el Real Madrid, se sumaba el 2-0 obtenido en San Siro. Pero Messi tenía muy claro lo que debía hacer y según recibió su primer balón en la frontal del área no pensó, disparó. El esférico entró por la escuadra derecha de Abbiati.

Con el gol, la locura y el asedio azulgrana. Dani Alves subía y centraba constantemente ante una defensa de mantequilla, cuya falta de madurez y experiencia fue decisiva en un escenario tan impactante como el Camp Nou anoche. Iniesta avisaba. Xavi probaba. Pero un error defensivo pasada la media hora de partido, propició un cara a cara de Niang contra Valdés. El gol milanés supondría que el Barça tendría que marcar 4 goles para pasar, pero el disparo cruzado del francés impactó en el poste.

De nuevo Messi, ni tan siquiera un minuto después de este inmenso susto para los azulgranas, reventó el balón desde fuera del área y por debajo de las piernas de Mexes para empatar la eliminatoria a 5 minutos del descanso. El argentino había allanado el camino, y la segunda mitad debía completar la gesta. Eso es lo que entendió David Villa, condenado al ostracismo por las lesiones, la competencia y las decisiones técnicas. Tuvo su oportunidad y la definió con esa clase que nunca perderá.

El gol del asturiano fue el momento más emotivo de la noche. El éxtasis del Camp Nou fue total cuando vio a uno de sus ídolos desatar esa rabia acumulada al marcar un gol tan importante. El 3-0 pesaba como una losa sobre los italianos, desdibujados, enfermos. Allegri, técnico visitante, arengó a sus hombres en busca del ansiado gol que todavía con 3-0 les daría el pase. El Shaarawy, Boateng y Robinho se lanzaron en los últimos 10 minutos en su búsqueda y el desasosiego se apoderó por unos minutos de la hinchada. Todo lo hecho quedaría en nada si se recibía un gol.

Pero anoche el Milan jugó como un equipo de provincias y no como el Milan que logró endosar un 2-0 a este mismo Barça hace unas semanas. La falta de creatividad derivó en dos pérdidas de balón, y la segunda de ellas fue guiada por Messi, que cedió a Alexis y el chileno a su vez dejó solo a Jordi Alba que estalló el estadio con el 4-0 ya en el descuento.

FOTOGALERÍA: Las mejores fotos de Messi en el Barça - Milan

Noche para el recuerdo en Barcelona, con una gran remontada de la mejor versión del Barça. En la otra eliminatoria pasó el Galatasaray sobre el Schalke 04 después de que los turcos hicieran un magnífico encuentro de vuelta el Alemania. Esta noche, turno del Málaga, que recibe al Oporto en La Rosaleda.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018