Excite

Una embolia acaba con Vandenbroucke

El fallecimiento del ciclista belga Frank Vandenbroucke vuelve a traer a la primera plana de los periódicos los numerosos casos de deportistas en general y ciclistas en particular que mueren prematuramente. Vandenbroucke, que comenzó siendo la estrella de la bicicleta belga y que ha acabado con la caída del dios, o más bien del que nunca lo fue a pesar del tratamiento que le hacía la prensa flamenca en sus inicios. “No soy Dios”, afirmó tras su retirada y escribir una autobiografía en la que narraba como caía de la cima a la sima.

Vandenbroucke no ganó ningún Tour de Francia. Sin embargo, hace apenas 10 años, venció en la París-Niza, parecía que se iba a comer el mundo, que Bélgica volvía a tener un ciclista de elite. Pero el dopaje hicieron mella en Vandenbroucke, como en el Chava Jiménez o en Pantani, o como en tantos otros ciclistas. Sin embargo, a diferencia de los casos del ciclista abulense y del italiano, era conocido que Vandenbroucke consumía sustancias ilegales.

La mala fama del corredor belga le llevó a cambiar de nombre y usar la fotografía de otro deportista para poder ser contratado por algún equipo ciclista. Tampoco su situación personal ayudaba, las drogas hicieron mella y su familia se fracturó. Después de haber maltratado a Sarah, su esposa, y a su hija; su mujer decidió abandonarle.

Vandenbroucke estaba dispuesto a volver a ser el que fue. El ciclista belga pensaba que podía estar de nuevo sobre la carretera y demostrar su fuerza de voluntad. Quería salir del agujero en el que se había metido, enseñar de nuevo su talento con el que se ganó el título de heredero de Merckx. Sin embargo su cuerpo no estaba como él creía. Todo pasó factura y Vanderbroucke murió el lunes por una embolia pulmonar.

Imagen: membres.lycos.fr/tonic

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017