Excite

Siempre nos quedará París

  • Getty Images

Volvía la UEFA Champions League con los partidos de ida de los Octavos de final, y el Paris Saint Germain hizo acto de presencia en el Estadio de Mestalla para enfrentarse al Valencia. El equipo galo, construido a base de talonario de un jeque árabe, prometía ser un firmamento de estrellas con poco entendimiento entre sus astros: sin embargo la realidad fue otra.

Sin Thiago Silva (lesionado) ni David Beckham (en el palco), el PSG saltó al campo "sólo" con las referencias de Ibrahimovic, Lavezzi, Pastore, Lucas Moura... y en apenas 10 minutos ya habían marcado. Jugada por banda izquierda de Lavezzi que buscaba la pared con Pastore y acababa finalizando de trallazo imposible para Guaita. La conexión albiceleste daba lugar al primer gol francés. A partir de ahí, superioridad del equipo parisino ante un Valencia impreciso e intimidado. Primer tiempo para olvidar de Ever Banega y Tino Costa, las manijas del equipo ché. No podían esperar una conexión tan buena de los jugadores de Carlo Ancelloti.

Poco antes de que se llegara al final de la primera parte, otra internada por la banda derecha de Lucas Moura (de los más destacados en defensa y ataque), proseguía con un gran recorte del brasileño, que cedía el balón al corazón del área para que Pastore fusilara con el interior a Guaita y marcharse así al descanso con una gran diferencia: 0-2 en Mestalla. Abrumador.

La segunda mitad no auguraba nada bueno para los españoles, pero como el fútbol es así, poco a poco el Valencia se fue desprendiendo del miedo y se dio cuenta de que no tenía nada que perder. El equipo fue ganando terreno, confianza y velocidad guiados por la rabia propia de un animal herido. En este proceso de transformación, concedieron ocasiones manifiestas para los galos, que en botas de Ibrahimovic, Lavezzi y compañía pudieron haber incrementado la diferencia en el marcador hasta hacerlo insalvable. Valdez dispuso de alguna ocasión clarísima, pero lo que pasó es que el Valencia ganó intensidad hasta hacerse con los mandos del partido en el último cuarto de hora, y culminar esa estampida con un gol de Ramí en el minuto 90.

Pero no todo acabó ahí: los tres minutos de descuento no sirvieron a los valencianistas para empatar el partido, pero sí para desquiciar a Zlatan Ibrahimovic, líder y figura del PSG, que cometió una agresión estúpida por la que vio la cartulina roja y se perderá el partido de vuelta. No es un gol, pero eliminar a Ibrahimovic de la ecuación siempre es positivo. Otro buen jugador, el joven italiano Verrati, tampoco estará en el encuentro de vuelta por ciclo de amonestaciones. De este modo terminó en encuentro, que deja un mal sabor de boca al equipo español, que sin embargo es consciente de que pudo haber sido mucho peor. La cinematográfica frase que todos tienen en la boca ahora mismo es: "Siempre nos quedará París".

Además de este duelo, se disputó otro partido de la máxima competición europea, el Celtic de Glasgow - Juventus. Los italianos solventaron con contundencia su primer choque contra los escoceses, y con un 0-3 (con goles de Matri, Marchisio y Vucinic) están virtualmente clasificados para la siguiente ronda, dado el carácter inofensivo de los de Glasgow. Y esta noche se disputan dos encuentros más: Shakhtar - Borussia Dortmund y el esperadísimo Real Madrid - Manchester United. Duelo histórico en el primer enfrentamiento de Cristiano Ronaldo con su antiguo equipo.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018