Excite

Real Madrid y Barcelona empatan gracias a Varane

  • Getty Images

Muchos afirman que vieron un partidazo, a pesar del marcador tan corto con el que se llegó al pitido final. Todos los focos apuntaban a los dos grandes cracks, estrellas mediáticas... Pero ni Cristiano Ronaldo ni Leo Messi decidieron el duelo. Lo hizo un chico francés que ayer jugaba en la defensa del Real Madrid. Se llama Raphäel Varane. Tiene 19 años.

Clos Gómez señalaba con su silbato el inicio del primer clásico del 2013, correspondiente al partido de ida de las semifinales de la Copa del Rey. El Santiago Bernabeu se llenaba casi a reventar para recibir al eterno rival. En la portería local, Diego López, el hijo pródigo que volvía a casa y se estrenaba en el mejor (y más duro) de los escenarios. Junto con el portero, varios puestos del Madrid no eran habituales: centrales, lateral y extremo derecho, mientras que el Barça presentaba a su once ideal... salvo por la rotación bajo palos.

El Real Madrid empezó con contundencia, y en apenas 30 segundos ya había obtenido una falta peligrosa y una tarjeta amarilla para Gerard Piqué. El portero blaugrana, Pinto, desvió con algunos problemas el lanzamiento de Cristiano Ronaldo. Ya desde el minuto 10, y a pesar de la alta presión del Real Madrid, los azulgrana se hicieron con el control de la pelota durante casi media hora. Andrés Iniesta fluía por los espacios que dejaban los merengues, mientras Busquets ejercía del pivote perfecto, dando cobertura continuamente a Xavi. Cesc Fàbregas, jugando de falso 9, desviaba la atención de la zaga madridista para favorecer las internadas de Leo Messi, pero el argentino anoche no estuvo muy enchufado. Dispuso el equipo catalán de una buena falta no lejos del área blanca. Con un soberbio golpeo, Xavi Hernández impactaba el balón sobre el larguero.

Entonces se produjo una jugada clave. Inexplicablemente, Carvalho cedió el balón a Diego López con tal lentitud, que más bien pareció una invitación al gol fácil de Fàbregas y Xavi, muy cerca del área. El balón fue interceptado, y con Diego López fuera de la portería, fue Varane quien sacó el esférico de la linea de gol cuando Xavi ya cantaba el primero del Barça. Aun dispondrían ambos equipos de alguna ocasión más, pero se llegó al descanso con 0-0.

Al volver de los vestuarios, se rompió el partido: Leo Messi cazó un despeje de Diego López y envió el cuero a Cesc Fàbregas, a quien José Callejón habilitaba en posición correcta. Una vez delante del nuevo portero madridista, Fàbregas definió con sencillez y adelantó a los azulgranas. El Real Madrid quedó muy tocado tras encajar el tanto, pero Cristiano Ronaldo, que realizó una magnífica actuación, no dejó de intentarlo. Primero envió un difícil remate de cabeza a escasos centímetros del palo, y poco después fue de nuevo Piqué quien le privaba del gol sacando de forma providencial un gran envío desde la banda derecha de Callejón.

En un corner a los dos minutos, se vio una de las mejores anécdotas del clásico. Gerard Piqué recogía un mechero que había sido arrojado por algun indeseable desde el fondo de los radicales del Real Madrid. Con afán de denuncia, el central quiso enseñar al árbitro lo sucedido. Carles Puyol se adelantó a su compañero, y arrebatándole el encendedor, instó a su compañero a centrarse en el partido. Un gesto que honra al capitán, que no quería manchar el encuentro, sino centrarse en jugar.

Fàbregas y Pedro dispusieron de buenas ocasiones para aumentar distancias. Después, de nuevo Fàbregas y Messi se marchaban solos ante Diego López, pero Raphäel Varane les interceptaba limpiamente la pelota desbaratando las contras. Y cuando menos se lo esperaba nadie, Messut Özil centró desde la banda derecha y fue el propio Varane quien cabeceó muy bien para que Pinto no pudiera atajar el balón, situando el empate 1-1 en el luminoso del Santiago Bernabeu. El portero Diego López, cuajó una buena actuación durante todo el encuentro, pero sobresale una mano de gran dificultad que sacó ante un disparo potente de Jordi Alba cuando apenas quedaban 3 minutos para el final del encuentro.

Con el 1-1, todo queda abierto para la vuelta, que se disputará el próximo 27 de Febrero en el Camp Nou de Barcelona. Esta noche a las 22:00 juegan Atlético de Madrid y Sevilla en el estadio Vicente Calderón, en lo que será el partido de ida de la otra semifinal.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018