Excite

¿Por qué siempre se echa al entrenador cuando los resultados no acompañan?

A los que les guste el fútbol y tengan algunos años ya recordarán el mal vicio que tenía Jesús Gil echando entrenadores cuando era presidente del Atlético de Madrid en los años 90. En la actualidad Florentino Pérez es el más precoz despidiendo técnicos, pero, ¿siempre es la mejor opción? Veamos por qué siempre se echa al entrenador cuando los resultados no son los esperados.

    Twitter

Factores que influyen

Existen muchos motivos que determinan el cese del técnico de un equipo de fútbol de élite. El que todos atribuimos como el más influyente es el hecho de que es más fácil y más barato cambiar al entrenador que a los jugadores. Esto es un determinante innegable, ya que es más cómodo y barato pagar un finiquito y buscar un sustituto que renovar una plantilla.

Por otra parte, existe también una mayor o menor tendencia al cese del entrenador según la filosofía de las directivas que llevan los clubes, y las exigencias de los mismos. También influye mucho la presión mediática que ejerce la prensa, la televisión, Internet y sobre todo, el grado de insatisfacción de los aficionados.

Además hay que tener en cuenta que existen diferencias internacionales importantes. Por ejemplo, en la Premier League se otorga mucha confianza a los técnicos en los equipos grandes. Alex Ferguson fue el entrenador del Manchester United desde 1986 hasta 2013, y no consiguió su primera Premier hasta 1993, algo impensable en España. Otro ejemplo notorio es Arsene Wenger, que entrena al Arsenal de forma continuada desde 1997.

Tan diferente es el trato a los entrenadores en Inglaterra, que José Mourinho no fue destituido del Chelsea hasta dejar al equipo a un punto del descenso en la Premier. En España es impensable que algo así pase en equipos como Real Madrid o FC Barcelona.

FOTOS: Los mejores chistes de la destitución de Rafa Benítez del Real Madrid

Por último, partiendo de la base de que se tiende a echar al entrenador antes que a los jugadores, cuando la plantilla no quiere trabajar da igual que el preparador sea un fuera de serie. El caso que mejor refleja la falta de respeto de una plantilla ante un técnico es la del Real Madrid con Rafa Benítez en 2015. El hombre que fue capaz de conseguir una Liga para el Valencia después de 31 años de sequía, una Copa de la UEFA, y posteriormente, una Champions League para el Liverpool después de más de 20 años, aparte de llegar a otra final que perdió con el Milan y conseguir una Copa de Italia con el modesto Napoles, era destituido del Real Madrid sin haberse acabado la primera vuelta del campeonato liguero 2015/16. Una muestra de que en algunos casos no importa la valía del técnico, sino que los jugadores estén motivados y tengan feeling con el entrenador.

Publicado por Manuel Peña - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Manuel Peña

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2019