Excite

Nadal es más duro que el cemento

  • Getty Images

Rafa Nadal venció anoche a Juan Martín del Potro en tres sets (4-6, 6-3 y 6-4) en la final del Masters 1000 de Indian Wells (CA, EEUU) y recupera el nº4 del Ránking ATP además de la confianza de vencer en un torneo en pista dura.

El mallorquín remontó la final después de que el argentino se metiese de lleno en el partido y lograse un parcial de 9 juegos por 2 de Nadal pasada la primera media hora. Rafa no se hundió, fiel a su estilo, y se sacudió de los mazazos a 200km/h tomando el control del partido. Remontó el segundo set y torturó a Del Potro nada más empezar la tercera manga. El de Tandil necesitó 10 minutos para mantener su saque.

A pesar de partir con 0-40 a favor del español en el juego decisivo del set, con saque del argentino, Del Potro remontó esa desventaja y obligó a Nadal a ganar el campeonato a través de su saque. Cuando obtuvo el último punto y se sintió vencedor, el balear se desplomó en el suelo y lo celebró con rabia. La victoria significaba entre otras cosas, vencer a la lesión y volver a la cima del tenis.

Del Potro aceptó la derrota con elegancia, y muy emocionado reconoció a Nadal el mérito de su vuelta. Él mismo sufrió la tortura de las lesiones cuando en 2010 pasó de ser el 4º mejor jugador del mundo a tener que volver en 2011 como nº484: "Te mereciste ganar esta final, me alegro por tí y por tu regreso", le dijo el argentino en español.

Para llegar hasta esta final en un torneo en pista dura, Nadal tuvo que enfrentarse con buenos tenistas, pero el momento crucial fue cuando se impuso con autoridad a Roger Federer en cuartos de final y a Berdych en semifinales. Este Masters 1000 con sabor a Grand Slam (por participantes y premio) sirve a Rafa de inyección de moral antes de su próximo torneo.

De momento ha cancelado su aparición en Miami, por lo que veremos cual es el próximo título al que seguro opta el campeón español, que también se impuso en Acapulco. Nadal está de vuelta.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018