Excite

Los "Hispanos" se erigen Campeones del Mundo de Balonmano

  • Getty Images

Ya son dos, y no una, las estrellas que brillan en el pecho de los jugadores de la selección española de balonmano. Los chicos del entrenador Valero Rivera decidieron la final del Mundial de Balonmano 2013 en el Palau Sant Jordi de Barcelona con un partido magistral, perfecto, en el que destrozaron a la actual campeona de Europa, Dinamarca.

De principio a fin los "Hispanos" dieron una lección imborrable del mejor balonmano, y les acompañó la confianza necesaria para alcanzar la perfección. Sólo así se explica que, con un resultado final de 35-19, España atesorará el récord de la victoria más abultada de la historia en una final de estas características. Nadie ha logrado nunca una diferencia tan abultada ni tantos goles.

Muy responsable de la frustración goleadora de los daneses, fue Sterbik. El guardameta español detuvo cuantos balones quiso, y firmó un cuarto de hora de partido en el que sólo recibió dos goles. Los nórdicos no daban con la tecla, mientras encajaban misiles que enviaban a la red los Entrerríos, Cañellas, Maqueda, Aguinagalde y compañía.

Los minutos inmediatamente posteriores al final del encuentro estuvieron cargados de una profunda emoción que cualquiera podía sentir. El éxtasis se transformó en lágrimas de felicidad, y los abrazos juntaron a los titulares con los que no habían podido participar.

El Príncipe Felipe fue el encargado de colgar las medallas a los héroes. Descuidando por completo el protocolo, uno a uno Don Felipe entregaba los metales y a cambio recibía fuertes abrazos de los "Hispanos". La alegría desbordaba el Palau Sant Jordi. Dos asistentes sostenían el trofeo, que parecía pesar como un yunque. Entonces llegó el turno de alzarlo, y el Príncipe se lo cedió al capitán. Alberto Entrerríos se despide así de la elástica nacional, coronado como Campeón del Mundo junto a sus compañeros.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018