Excite

Liga BBVA: Cristiano Ronaldo ya espera al Manchester

  • Getty Images

Con la vista ya puesta en la Champions League, el Santiago Bernabeu acusaba el síndrome de la Liga perdida, la hora tardía (22:00) y el frío invernal registrando una entrada discreta para ver el encuentro contra el Sevilla de Unai Emery. Sólo Cristiano Ronaldo tendría, tal vez, la oportunidad de ilusionar a los presentes. Comenzó la exhibición del luso centrando desde la banda izquierda un balón raso, que tras rechace del defensor fue a parar a los pies de Karim Benzemá ya en línea de gol: el francés marcó el gol más sencillo de su carrera. Prosiguió Cristiano firmando un gol de videoteca, un poco escorado desde la frontal del área: bicicleta ante el defensa, salida hacia el flanco izquierdo y con pierna zurda cañonazo imposible para su compatriota, Beto. El tanto levantó a todos de sus asientos.

No había hecho más que pitar el colegiado el comienzo del segundo tiempo cuando de nuevo el portugués aprovechó un despiste defensivo de Fazio, aun con la cabeza en el descanso, para batir a Beto de disparo cruzado. Pasaron pocos minutos hasta que Ronaldo, incansable, atrapase un balón a la altura del área madridista y lanzase un contragolpe de los que le gustan, abriendo 60 metros después a Higuaín y rematando él mismo el posterior pase de la muerte del argentino. Hattrick de Cristiano Ronaldo, que fue evidentemente ovacionado por un estadio rendido a su crack cuando José Mourinho le premió con la sustitución. En los últimos minutos, el Sevilla ganó algo de terreno ante el poco habitual conjunto madridista, y anotó el gol del honor firmado por Manu del Moral. Además, Gonzalo Higuaín y Maduro fueron expulsados por doble amonestación. 4-1 en Chamartín, que abandonó el campo pensando ya en el Manchester.

Unas horas antes en Balaídos, partido crucial para Celta de Vigo y Valencia, dos equipos que se jugaban muchísimo: unos salir de los puestos de descenso y otros afianzarse en Europa, respectivamente. La tarde gallega era inmejorable para la práctica del fútbol, pero el Celta parecía maniatado, presa de su propio miedo a la derrota. Sólo el de siempre, Iago Aspas, ocasionó cierto peligro con un tiro lejano. En las filas valencianistas, Ever Banega se adueñó del esférico y comenzó a crear. Arriba un molesto Soldado, a quien la suerte no parece acompañar. Ramí estuvo cerca de adelantar a los chés con un cabezazo a la raíz del poste, pero el gol se hizo de rogar: a falta de 10 segundos para la conclusión del partido (minuto 92 y 47 segundos) una gran jugada era culminada por Valdez, que recién salido, daba los tres puntos al Valencia hundiendo a los de Vigo. 0-1 en Balaídos.

El Málaga viajaba hasta Valencia para medirse al Levante en el Ciutat de Valencia. Una difícil salida, teniendo en cuenta que sólo Madrid y Barça obtuvieron los 3 puntos en este estadio. Se adelantaron de penalty los granotas, gracias a un derribo injustificado de Demichelis sobre Martins. La pena máxima fue ejecutada con potencia por Barkero. Otro penalty (este más dudoso) señalado sobre Baptista, dio pie a que Isco igualara el encuentro. Nada más arrancar la segunda parte, el Málaga salió revolucionado y tras jugada de Toulalan por banda derecha, Isco recibía en el punto de penalty, acomodaba y con el interior enviaba al poste derecho de Munua la pelota. Golazo del "Golden Boy" malagueño. No se alteró el marcador hasta el final, por lo que meritoria victoria del Málaga por 1-2con un gran Isco.

En Mallorca, el Iberostar Stadi presenciaba el partido entre Mallorca y Osasuna. Los baleares, con serios problemas de resultados, no pudieron pasar del empate. Estreno de Gregorio Manzano en el banquillo mallorquinista. A pesar del predominio ofensivo bermellón (sobre todo en la segunda mitad) se adelantaba Osasuna a 15 minutos del final: centro de Cejudo y remate fantástico de Lolo. Imparable. Al menos dio tiempo para que, en el último suspiro, Geromel cabeceara para establecer un empate más que justo. 1-1.

Tensa noche en Riazor: el colista, el Deportivo de la Coruña, recibía en su feudo al Granada. A priori, un rival asequible en la lucha por la supervivencia de los blanquiazules. No fue así. Riki dispuso de una clarísima ocasión para su equipo, pero tras errar el disparo, fue el Granada quien acabó anotando tras una jugada rocambolesca. Centro, remate, palo, larguero y Marchena que acudía a rescatar el balón acabó introduciéndolo en su propia portería. Sin embargo el segundo tanto andaluz fue una gran jugada entre Siqueira e Ighalo, que acabó en golazo. Riki marcó legalmente, pero el árbitro interpretó fuera de juego cuando el pase vino de un oponente. Ni suerte tiene el Depor. Como colofón de una noche para olvidar, el árbitro señalaba un inexistente penalty de Manuel Pablo sobre Ighalo, y por protestar terminaba expulsado del partido. Siqueira anotaba para redondear el 0-3, que incendió la grada de Riazor.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018