Excite

LeBron James y Ray Allen fuerzan el Séptimo partido de la Final de la NBA

  • Getty Images

Tras un sexto partido de infarto, ganó Miami Heat 103-100 a San Antonio Spurs y fuerzan así el séptimo partido de las finales de la NBA 2013. Unos inmensos LeBron James y Ray Allen se impusieron en los últimos minutos al liderazgo de Tony Parker, quien estuvo a punto de darle el anillo a San Antonio. Se decide todo en Miami, y va a ser una locura.

Con un 3-2 favorable a San Antonio, el AAA de Miami acogía el sexto partido de las finales, sabiendo que los Heat necesitarían todo el apoyo para no ceder el anillo que aun ostentan. Pero San Antonio empezó fuerte, y Tim Duncan no parecía tener 37 años. Hizo una primera mitad estelar. Superioridad de los del Oeste, o mejor dicho, mucha calma y control a pesar de no despegar en el electrónico como en otros partidos de la serie. Además de una estupenda defensa, claro está. Los Spurs mandaron hasta 13 arriba en el marcador. Se esperaba la reacción, la magia, y por supuesto, al Rey.

El último cuarto fue puro espectáculo: Destacable un soberbio triple de Mike Miller sin una zapatilla. Descalzo del pie izquierdo por un lance, se fue al primer tiempo muerto con un genial lanzamiento de tres. LeBron james, nada fino en la primera mitad del duelo, apareció en la segunda mitad y de qué manera. Su porcentaje de acierto en el tiro se disparó y de nuevo fue la piedra angular de Miami para igualar el encuentro. Se quitó (o perdió) su famosa cinta, y la grada rugió, viendo a su ídolo más concentrado que nunca y encestando sin parar.

Ya entrado en calor, habiendo remontado los 13 puntos de desventaja, se sucedieron 5 puntos consecutivos de Tony Parker. El partido pendía de un hilo. Entonces James cometió un par de pérdidas gravísimas a menos de un minuto para el final cuando parecía que Miami podía llevarse el gato al agua. Estos errores pusieron a San Antonio 3 puntos por encima tras los aciertos de Leonard desde los tiros libres, previas faltas de Miami. Sin embargo en la última posesión de los Miami Heat, y tras un gran rebote de Chris Bosh, el balón llegó a Ray Allen quien retrasó sus pies para, a 5 segundos del final, encestar un triple estratosférico que llevó el encuentro a la prórroga. 95-95.

Metidos en la prolongación, cualquier cosa podía pasar. Tim Duncan ya no podía más, mientras que Parker tomó el mando en San Antonio. Mientras, LeBron James, parecía tocado por sus errores más recientes, pero para algo es el MVP. Se mostró dominante en la pintura en el overtime, dio la ventaja definitiva a los Heat (101-100) y capturó un rebote fundamental, el de la penúltima posesión de los Spurs. Chris Bosh se encargó de convertir el día en noche con un último tapón que certificó lavictoria de Miami por 103-100.

El acierto de Miami en la fase decisiva del partido, nos brindará la oportunidad de disfrutar con el séptimo y definitivo. No hubiera sido así de haber funcionado el tiro exterior de San Antonio, tal y como sucedió en la ya histórica paliza del tercer encuentro en Texas, donde los Spurs batieron el récord de triples anotados.

Lo dicho, hay séptimo partido de la NBA. El único, el último. Todo o nada. Madrugada del Jueves al Viernes, en el American Airlines Arena de Miami desde las 03:00 hora española.

Publicado por Pablo Somavilla - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Pablo Somavilla

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018