Excite

LeBron James revalida para Miami Heat el título de Campeón de la NBA

  • Getty Images

Miami Heat vuelve a ganar el título de Campeón de la NBA por segundo año consecutivo, esta vez ante San Antonio Spurs en el séptimo partido por 95-88 y guiados por la extraordinaria aportación de LeBron James. Este se erige como mejor jugador del mundo del baloncesto, ganando el trofeo de MVP tanto en la temporada regular como en las finales.

Apoteósico final en el American Airlines Arena de Miami: Séptimo partido de las finales de la NBA 2013, último cuarto, 39 segundos por disputarse y marcador de 90-88, favorable a los locales, Miami Heat. Posesión para los de casa, el balón se mueve en manos del MVP, el hombre al que todos miran, LeBron James. Este se eleva, lanza a canasta y anota de 2 puntos. Pero en la siguiente jugada de los de Texas, de nuevo aparece y roba un pase crucial de Manu Ginobili. Recibe falta personal. Anota los dos tiros libres. El griterío es ensordecedor. Con 18 segundos por jugarse, Ginobili falla un triple. Y entonces todos saben que el título se queda en Miami.

Con estos últimos segundos de puro liderazgo, LeBron James se ganó a pulso una vez más el título de MVP. Atesora ya 4 galardones como mejor jugador regular, pero la pasada madrugada, con una aportación demencial en un séptimo partido de finales (37 puntos, 12 rebotes y 4 asistencias) de nuevo dio el título a su equipo. El Rey mantiene su corona, y ya luce dos anillos de campeón en sus manos. Dos anillos consecutivos.

Junto a él, un enorme equipo de baloncesto en el que destacan estrellas brillantes como Dwyane Wade o Chris Bosh (con James, el denominado "Big Three"), pero también Ray Allen (decisivo en el sexto partido), Chris Andersen (el excéntrico "Pájaro" tatuado, gran defensor), Shane Battier (francotirador de lujo en este partido decisivo, 6/8 triples), Mike Miller, Mario Chalmers...

En el otro lado de la cancha, San Antonio Spurs. Siempre combativos, siempre fuertes, pero tuvieron su oportunidad. Y no fue anoche. Fue en el sexto partido. Las probabilidades jugaban ahora en contra suya y no se equivocaron. Duncan, Parker, Leonard, Green, Ginobili y compañía se marcharon cabizbajos al vestuario. Cedieron la gloria a los que hoy por hoy son los mejores. Los Miami Heat recibieron emocionados el trofeo de manos de David Stern, comisionado de la NBA, pero entre todos ellos destacaba aquel que está preparado para reinar: James.

Acaba la temporada de NBA con unas finales únicas, con siete partidos fantásticos, algunos de ellos históricos: como el tercer encuentro, La matanza de Texas, donde Green y Neal acribillaron desde el perímetro a Miami, o para muchos, el sexto encuentro, tenso, espectacular, mágico y que cayó en la prórroga del lado de los Heat. Desde los primeros, LeBron James ya nos advertía de que quería ganarlo todo. Hoy de nuevo, es el MVP.

Publicado por Pablo Somavilla - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Pablo Somavilla

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018