Excite

La Pantera y el Tigre se comen al Sevilla

  • Getty Images

El Sevilla preparaba este encuentro como el más importante de lo que resta de temporada, ya sin aspiraciones en otras competiciones y a dos partidos de poder lograr un título para su afición. El marcador en contra de 2-1 suponía una motivación para los hispalenses, que querían hacer valer ese tanto de Álvaro Negredo en el Vicente Calderón. El entrenador vasco Unai Emery había concentrado al equipo tres días en El Rompido para inculcar su estrategia e importancia. Pero nada más saltar al campo, todo saltó por los aires.

Fue Diego Costa, el brasileño una vez más, quien necesitó sólo 6 minutos de partido para bajar un balón cerca del área, zafarse de Botía y ajustar al palo derecho de Beto. El tiro raso, fuerte y colocado subió al marcador el primer gol de la noche y puso el partido muy cuesta arriba para los locales. El Sevilla trató de despertar, pero era el Atleti el que estaba mucho más cómodo en el encuentro. Tras una ocasión de Gary Medel, Falcao lanzó un contrataque abriendo el balón a la banda izquierda a Diego Costa. Éste le devolvió el esférico muy cerca del área pequeña, y para entonces Falcao con una gran zancada le había ganado la posición de nuevo a Botía para batir la portería sevillista otra vez.

La alegría colchonera era justificada, pues el Sevilla debía obrar el milagro para pasar a la final: 4 goles de los andaluces se antojaban demasiados. Jesús Navas se cargó el Sevilla a sus espaldas, marcó el primer gol sevillista antes del descanso con mucha calidad y facilitó que su equipo marcara más goles, mucho antes de lo que realmente lo hizo. También Diego Costa tuvo en sus botas sentenciar más si cabe en un rechace que le dejó sólo ante Beto, y cuyo disparo no fue entre los tres palos.

Llegaron así los peores momentos del Sevilla, con la expulsión y desquicio de Gary Medel por agresión a Diego Costa. El chileno perdió los papeles en el terreno de juego. Negredo estuvo gafado de cara al gol, y no fue hasta el minuto 91 que Rakitic marcó el 2-2 desde fuera del área. El marcador ya no se movería, al igual que la afición hispalense que no abandonó sus asientos ni cuando la eliminatoria estaba imposible. Un 10 para la grada del Sánchez Pizjuán.

El Atlético de Madrid se enfrentará en 17, 18 o 19 de Mayo al Real Madrid en la final de la Copa del Rey y tratará de romper el terrible maleficio que le impide vencer ante el conjunto blanco desde hace ya 15 años. El Real Madrid derrotó con solvencia ayer el FC Barcelona en el Camp Nou por 1-3.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018