Excite

La décima tendrá que esperar

  • Getty Images

El Real Madrid se despidió ayer de la final de la Champions League al vencer en casa al Borussia Dortmund por 2-0 pero acabar sucumbiendo en el global por 4-3. Los diez minutos finales fueron una gesta épica que estuvo a un gol de completarse.

El Madrid saltó al campo como una apisonadora y desarmó al Borussia Dortmund a base de garra, corazón y fútbol vertiginoso. Higuaín, Cristiano Ronaldo y Özil tuvieron ocasiones manifiestas para abrir el marcador antes del minuto 15. Marradas las oportunidades, el Borussia se colocó y generó peligro y mejor resistencia a las acometidas blancas.

Lewandowski estrelló un brutal remate al larguero de Diego López que salió escupido de la línea de gol. El mismo portero madridista desbarató un remate a bocajarro con una parada de fe, marca de la casa, marca de Iker Casillas.

Cuando los ánimos desfallecían y el físico pasaba factura, Karim Benzemá enviaba a la red un pase de la muerte y encendía el Bernabeu. Era el minuto 83. Con el Real Madrid volcado en ataque, al Borussia le entró pánico, y en un lío lleno de jugadores en el área germana, Sergio Ramos fusiló la red de Weidenfeller pocos minutos después. La presión era máxima, especialmente cuando Howard Webb señaló 5 minutos de prolongación. Sólo faltaba un gol.

Sin embargo, el Borussia empleó sus armas para perder el máximo tiempo posible. Del tiempo restante, un par de "lesiones", la última sustitución, y las largas pérdidas de tiempo de Widenfeller para sacar, redujeron a menos de la mitad el tiempo de juego. El Real Madrid lo intentó, pero Webb señaló el final y la épica se quedó a un gol de la hazaña. La décima tendrá que esperar.

Sergio Ramos, desconsolado al final del encuentro, representó al extremo el orgullo madridista. Se vació sobre el campo, en una durísima pugna con Lewandowski, y se marcó un espectacular partido en la zaga anotando además el 2-0 en el minuto 88.

José Mourinho habló en rueda de prensa y volvió a dejar respuestas abiertas sobre su futuro. El técnico luso afirma querer estar "donde le quieran" pero reconoce tener contrato firmado hasta 2016, si bien añadió que en el fútbol "los contratos se rompen". En referencia a su enemistad con los medios españoles, añadió: "En España algunos me odian. Y muchos están en esta sala."

Esta noche, turno del FC Barcelona - Bayern Munich. Los culés tienen más difícil todavía remontar ante el coloso alemán después del 4-0 de la ida, pero se encomiendan a su estrella, Leo Messi, como valuarte para creer. A las 20:45, en el Camp Nou.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018