Excite

El Valencia frena al Barça en Mestalla

  • Getty Images

Mestalla recibía al líder, el FC Barcelona, con la hostilidad propia de los vecinos y de la rivalidad prehistórica del Mediterráneo. Sin embargo bien que aplaudieron los presentes cuando David Villa saltó al terreno de juego en la segunda parte. Precioso homenaje para un delantero que dio todo por ese escudo. Sin embargo, ahora juega en el equipo rival y el Valencia se preparaba para ello. La intensidad de los murciélagos fue encomiable: sin debatir la posesión del balón, sus ideas estaban bien esquematizadas, y la velocidad se hizo el diario de a bordo. Con la ayuda de esos laterales fulgurantes, Guardado y Cissoko, el Valencia rescataba balones y lanzaba contrataques bien planeados para que Soldado y Banega buscaran el premio. Así, tras un buen centro desde banda derecha, peinaba la zaga blaugrana y Ever Banega recogía y disparaba para batir a Valdés. El 1-0 encendió Mestalla, pero no significó una bajada de intensidad de los suyos.

Con el Valencia muy enchufado, el Barcelona mantenía el balón. Siempre lo tuvo el equipo catalán, que capitaneado por Xavi y dirigido por Iniesta trataban de encontrar los huecos que la defensa valencianista no ofrecía. Jordi Alba firmaba un partido sensacional ante su vieja afición. Tras una larga posesión barcelonista, Pedro recibía dentro del área y tocaba atrás para la llegada de Leo Messi. Nada más tocar el esférico, Joao Pereira lo arrollaba y el colegiado señalaba penalty. Quedaban 5 minutos para el descanso. Lionel Messi reventó el cuero aproximándolo a la escuadra, en un lanzamiento de penalty para enmarcar. Van 34 goles del argentino. Ya en la segunda parte, el guión no cambiaba, pero si se subrayaban ambas partes: férreo control azulgrana, al que faltaba el último pase, mientras que por parte del Valencia los ataques se aproximaban con mucho peligro a la meta de Valdés. El portero catalán, envuelto en polémica por su decisión de no renovar, realizó la intervención de la noche evitando que su equipo cayera por segunda ocasión esta temporada. Así firmaron el empate 1-1 en Mestalla, en un partido vibrante donde los locales lo dieron todo en busca de Europa.

Conscientes de la oportunidad que tenían entre manos, el Atlético de Madrid compareció ante su afición dispuesto a aprovechar los tropiezos de Madrid y Barça. Delante el Betis, el vencido rival de cuartos de la Copa, por lo que los de Simeone tenían todo a favor. Volvía Falcao a la convocatoria y el Betis hacía debutar a un joven, colombiano también, Pabón. Durante la primera mitad muchos disparos, especialmente rojiblancos y alguna acción aislada para Rubén Castro. Pero ya en el segundo tiempo, y tras el saque de un córner, el balón se pasea entre defensa y portero y en el segundo palo aparece Diego Costa para cabecear casi en línea de gol. Adelantaba así el brasileño una vez más al Atlético.

La media hora restante se llenó de duras entradas, faltas y tarjetas. Pero lo que escandalizó en el post partido fue el escupitajo que lanzó Amaya a la cara de Diego Costa. Una acción asquerosa, que nunca deseamos ver en el deporte. Ganó finalmente el Atlético por 1-0 al Betis, recortando dos puntos al Barça y sacando tres más de ventaja al Real Madrid.

A las 12 de la mañana, un sol primaveral inundaba de luz el estadio de La Rosaleda justo a la hora que el Málaga de Manuel Pellegrini saltaba al césped para enfrentarse al Zaragoza. Con la baja de Monreal, recién traspasado al Arsenal inglés, se esperaba con ilusión el regreso de Julio Baptista tras más de un año en el dique seco. En el minuto 12 se adelantaron los maños medianteHelder Postiga. El portugués remataba de volea un buen envío desde la banda derecha rompiendo el fuera de juego. No tardaría mucho en llegar la respuesta del "Golden Boy": Isco igualaba de penalty. Más tarde llegaría el reencuentro de Baptista con su afición y la bonita ovación del respetable. Algunas tarjetas (incluida una roja a Jose Mari en el 92') pero ningún gol más, decidieron que el empate 1-1 sería el resultado final.

En Nervión el Rayo Vallecano buscaba la victoria, pero el Sánchez Pizjuán no es un campo precisamente sencillo. El Sevilla se presentó con firmeza ante su público, y acabó quedándose los tres puntos en la capital andaluza. Adelantó Rakitic a los locales desde casi 40 metros tras una mala salida del meta rayista, Rubén. Sin embargo, el croata acabó expulsado el encuentro por lo que sabor agridulce para él. A la vuelta del descanso, el "Chory" Dominguez marcaba para los madrileños, pero precisamente era el vallecano, madrileño y sevillista Álvaro Negredo quien decidía el encuentro pocos minutos después con un taconazo maravilloso tras pase de Manu del Moral. 2-1, victoria del Sevilla en casa.

Para cerrar la jornada se encendía Anoeta para recibir a los insulares, al Mallorca de Caparrós que no levanta cabeza. Salió el Mallorca de rojo bermellón como el puesto de la tabla que ocupa, mientras que la Real Sociedad se mantiene entre los diez primeros clasificados y apenas ha perdido un encuentro de los últimos doce. Y como evidente es la diferencia entre estos dos equipos, así se dio anoche:ganó cómodamente por 3-0 la Real, con la inestimable ayuda del colegiado Teixeira Vitienes que expulsó a Márquez del Mallorca antes de que empezaran a llover los goles, y de manera injusta. A partir de ahí, el "Chory" Castro marcó en un rechace y no lo celebró por respeto a su ex equipo. Más tarde Carlitos Vela definió a lo "killer" un buen pase al espacio de Pardo. Remataría la fiesta Diego Ifrán con la ayuda de un defensa mallorquinista. Con este 3-0 se cerró la 22ª jornada de Liga BBVA.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018