Excite

Cristiano consigue un gol en la prórroga y da la Copa del Rey al Real Madrid

La noche de ayer fue el segundo partido del Real Madrid y el Barcelona en menos de 20 días, pero sin duda era la primera final, la cual terminó inclinándose hacia el Real Madrid, quien se lleva la Copa del Rey a la Cibeles, el primer título del año.

Los dos equipos llegaron a Mestalla, en Valencia, de una forma parecida a como han jugado todo el año, el Barcelona era el favorito, contando con una técnica depurada como su principal valor; por su parte, el Real Madrid no era para nada un rival a ignorar, aunque por su juego parecía más una locomotora tosca y desbocada que un perfecto reloj lleno de engranajes. Aunque finalmente, la Copa del Rey se la llevo la locomotora tras arrollar al reloj.

El encuentro fue un pulso a las metáforas, el Real Madrid y el Barcelona fueron una extensión de sus entrenadores, con el temple y la aparente tranquilidad de Guardiola contra la efusividad al margen de las formas de Mourinho, que dejando de lado cualquier atisbo de manierismo o complejidad técnica se llevó la Copa del Rey a Madrid.

En el césped, todo el partido siguió el mismo esquema, dos equipos con dos planteamientos totalmente diferentes. El Barcelona jugaba a tener el balón y estructurar ataques mientras que el Real Madrid esperaba una contra milagrosa que permitiera hacer un gol rápido y efectivo. Estos modos de jugar estuvieron presentes durante toda la primera mitad, incluyendo un susto de Pepe que a punto estuvo de marcar de cabeza al final del primer tiempo. Los modos se repitieron durante la segunda mitad, con un Barcelona aún más técnico y un Real Madrid aún más intenso, aunque ninguno conseguía llegar al gol.

Finalmente todo se tuvo que jugar en la prórroga, y cuando ya muchos pensaban que la Copa del Rey se decidiría en los penaltis, un inspirado Cristiano Ronaldo consiguió con un cabezazo el único tanto del partido en el minuto 103, gol que le entregó el título al Real Madrid. El partido fue una confrontación por momentos sucia, con continuos corrillos de jugadores enfrentados donde no faltaron los pisotones y los empujones. Esta tensión hace presagiar que los dos próximos enfrentamientos, en semifinales de Champions League, sean partidos dignos de seguir.

Tras el partido, quedaron muchos momentos para el recuerdo, después de diluirse la confrontación sobre el césped, la tensión se diluyó en diversas anécdotas. Para el recuerdo quedarán los besos de consuelo de Shakira a Piqué, quizás una muestra de humildad para el Barcelona. Aunque sin duda, la imagen del postpartido es el autobús del Real Madrid destrozando la Copa del Rey después de que Sergio Ramos dejara caer el trofeo, una auténtica imagen para recordar, quizás una representación de como la locomotora del Real Madrid aplastó al Barcelona en la Copa del Rey.

Resumen de la victoria del Real Madrid frente al Barcelona en la final de la Copa del Rey

Imagen: semana.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018