Excite

El Real Madrid atropella al Barcelona en el Camp Nou

  • Getty Images

No hubo color en el Camp Nou y por eso todo se tiñó de blanco. Ese color neutro que abandera el Real Madrid. Anoche los hombres de José Mourinho pasaron a la final de la Copa del Rey venciendo a domicilio al FC Barcelona por 1-3 con un imperial Cristiano Ronaldo.

Nada más comenzar el partido, y tras escuchar el himno blaugrana cantado a capella por 95.500 aficionados, el balón se echó a rodar. No tardó ni un minuto en aparecer Messi y disparar muy cerca de la portería de Diego López. Parece mentira, pero fue casi la única aparición del argentino en los 90 minutos. Un irresponsable atropello de Di María en labores defensivas a punto estuvo de suponer un penalty a favor del FC Barcelona, pero lo que sucedió justo después, es que un balón lanzando en carrera a Cristiano Ronaldo por banda derecha, sería controlado por el portugués con habilidad y finalmente cuando este encaró a Piqué dentro del área, el central catalán cometió penalty.

Cristiano Ronaldo dispuso el esférico y marcó ante Pinto el primer gol de la noche, de una importancia vital para los blancos. Además, los hombres de José Mourinho parecían haber dado con la tecla, desactivando completamente a Leo Messi y Andrés Iniesta a pesar de que la posesión favoreciese claramente al equipo blaugrana. El conjunto catalán en cambio, no encontraba agujeros en la cota de malla madridista, mientras que el Madrid lanzaba contragolpes feroces cada vez que recuperaba el cuero. La ocasión más clara antes del descanso fue un lanzamiento de falta de Messi por abajo que se marchó no muy lejos del palo derecho de Diego López. Con una simulación de falta de Jordi Alba, se cumplieron los primeros 45 minutos.

Los primeros minutos del segundo tiempo ofrecieron las mejores ocasiones del FC Barcelona, que desbarató la defensa madridista o en su defecto el cancerbero blanco, Diego López. Y de un ataque blaugrana, a otra contra madridista. El balón caído en el balcón del área blanca, lo convierte Sami Kedhira en un fantástico pase de 40 metros que caza Di María en su carrera hacia la portería barcelonista. El capitán Carles Puyol persigue al argentino, que una vez en zona de disparo, realiza una frenada que desequilibra al zaguero y le deja solo. El posterior tiro es despejado por Pinto pero cae a merced de Cristiano Ronaldo, que por supuesto había acompañado la jugada y que con sangre fría baja el balón y lo manda a la red. El 0-2 simbolizaba un resultado durísimo, pues el FC Barcelona tenía que marcar 3 goles en 25 minutos, ya sin posibilidad de empatar la eliminatoria.

El Barcelona no tuvo más opción que echarse encima del Madrid, pero su moral y concentración habían quedado mermadas. Ejemplo de ello fue el despiste de Gerard Piqué en el saque de córner del tercer gol madridista, en el que Raphael Varane se aproximó, saltó sin oposición alguna y colocó la pelota en la escuadra azulgrana para sentenciar la eliminatoria. El festejo con su entrenador, José Mourinho, fue una de las imágenes de la noche. En ese momento, también se pudieron escuchar a los apenas 500 aficionados madridistas que presenciaban el encuentro.

Jordi Alba maquilló el resultado final en el minuto 89, pero finalmente el FC Barcelona quedó eliminado por un global de 4-2 en la semifinales de Copa del Rey, y se despidió aplaudiendo a los pocos aficionados que aguantaron los 90 minutos en las gradas del Camp Nou. El Real Madrid se enfrentará en la final ante Sevilla o Atlético de Madrid, que esta noche disputan la vuelta de la otra semifinal, cuyo resultado a la ida fue de 2-1 en el Vicente Calderón.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018