Excite

El peaje del K2: once alpinistas muertos

Las grandes gestas del alpinismo siempre se cobran su peaje en vidas. El pasado fin de semana el K2, la segunda cima el mundo con 8.611 metros, se cobró la vida de once alpinistas, diez de ellos en el descenso tras haber coronado el segundo techo del mundo.

Se trata de un precio difícil de asumir: once alpinistas muertos en el K2. Diez de ellos murieron el pasado viernes por la noche cuando en el descenso un enorme bloque de hielo los sepultó. Otro más había muerto durante el duro ascenso.

Los fallecidos son tres surcoreanos, dos nepalíes, un noruego, un holandés, un francés, un irlandés y un paquistaní, así como un serbio que murió al caer varios cientos de metros durante el ascenso. El K2 tiene una zona denominada “cuello de botella” a unos 8.200 metros , una autentica trampa mortal de hielo y nieve, precisamente el lugar donde el K2 se cobró su deuda: once alpinistas muertos.

Aun así, la tragedia puede ser mayor. Cuatro escaladores de esa misma expedición siguen en paradero desconocido. En estos momentos solo se conoce el nombre de tres de los fallecidos: el noruego Rolf Bae, el irlandés Gerard McDonnell y el francés Hugues d'Aubarade.

Desde la conquista de la cumbre del K2, en 1954, 269 hombres y nueve mujeres han alcanzado la cima. De ellos, 24 alpinistas han muerto en el descenso, entre ellos los aragoneses Javier Escartín, Javier Olivar y Lorenzo Ortiz en 1995. La mayor tragedia ocurrió en 1986, cuando fallecieron 13 alpinistas.

Imagen: todovertical

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017