Excite

El Bayern Munich levanta su quinta Champions League

  • Getty Images

El Bayern de Munich levantó anoche en Wembley su quinta Champions League tras derrotar en la final al Borussia Dortmund por 2-1 con un gol en los últimos minutos de Robben. Los porteros de ambos equipos fueron protagonistas indiscutibles de la final.

Comenzó mandando (y mucho) el Borussia Dortmund a pesar de no contar con su mejor arquitecto, Mario Götze. El joven, recién fichado precisamente por el Bayern de Munich, contuvo las emociones en la grada por lesión. Reus se encargó de ejercer el puesto, y lo desempeñó con brillantez. Lewandowski no desaprovechaba la ocasión de disparar, y puso en aprietos a Neuer alguna vez.

Por parte del Bayern, el español Javi Martínez era el jugador más centrado en el medio campo. Sin ideas claras, el Bayern lanzaba ineficaces balones en largo, y Robben no estaba acertado cuando la situación lo requería. Falló hasta 3 ocasiones manifiestas ante Weidenfeller, cancerbero del Dortmund. A pesar de que el peso ofensivo era del Borussia, el primer premio fue para el Bayern: Robben apura la línea de fondo, y tapado por Weidenfeller, cuela el balón bajo sus piernas, y del leve toque con estas, la defensa no caza el pase. El balón llega franco para que Mandžukić la empuje. El croata marca el 1-0.

El Borussia, herido de gravedad, trató de mantener el ritmo fantástico con el cual dominaba a su rival, pero el gol en contra pesaba demasiado. Fue Dante, defensa central del Bayern, quien cometió un ridículo penalty ofreciendo la posibilidad a Gundogan de marcar el empate. El medio de origen turco, no dudó y engañó a Neuer. 1-1. Ahora era el Bayern quien veía fantasmas del pasado, de las dos finales de Champions League perdidas ante Inter de Milán y Chelsea en las dos últimas campañas.

Tanto Heynckes como Klopp, los técnicos alemanes, reservaban refuerzos para la prórroga. Todo se ralentizó esperando la prolongación del tiempo reglamentario. Pero en el minuto 89, Ribery, inédito todo el partido, cedió de tacón en el borde del área un balón para que alguien lo cazara a sus espaldas. Ahí apareció Robben ante la incredulidad del Borussia, y tras zafarse de una entrada, encaró a Weidenfeller y siempre con su pierna izquierda, cambió el rumbo del esférico, superando al portero y marcando un gol que vale una Champions League. Así fue como el holandés, se despidió de su maldición en las finales.

Lahm levantó el trofeo más grande del fútbol continental, y el Bayern respiró aliviado. Robben también. Hoy se disputa otra final, la de la Copa de Italia, con un apasionante Roma - Lazio. Y a las 20:00, la jornada 37 de la Liga BBVA se juega a la misma hora, creando una atmósfera de tensión máxima.

Publicado por Pablo Somavilla - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Pablo Somavilla

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018