Excite

El Barça empata contra el PSG a precio de Jeque

  • Getty Images

Anoche, en París, sabor agridulce para los jugadores del FC Barcelona: acababan de obtener un buen resultado fuera de casa (2-2) en la ida de los cuartos de final de la Champions League ante el PSG. A cambio, las importantes lesiones de Leo Messi y Javier Mascherano, sumado al segundo gol, recibido en el último suspiro del encuentro, y la sensación de injusticia con el primero, anotado en claro fuera de juego.

El PSG tal vez no sea un equipo, pero individualmente posee una calidad que asusta, con Ibrahimovic, Pastore, Lavezzi y Lucas Moura entre otros. Anoche los catalanes estuvieron a punto de llevarse a casa un magnífico resultado, un 1-2, pero este marcador no reflejaba un encuentro marcado por el dominio francés de la primera mitad, fértil en ideas y manifiesto en ocasiones muy claras. El primer aviso, a los 2 minutos, impactó en el palo.

Maxwell, ex barcelonista y lateral izquierdo, cedió por completo su banda a Dani Alves, que encontró una pista de despeque en la pradera francesa. Por ahí hizo más daño el Barcelona, que sin duda recibía más peligro del que encontraba... hasta que apareció de nuevo Alves, esta vez rescatando el rechace de un córner y asistiendo de manera exquisita, con el exterior de la bota a Leo Messi. Un poco escorado el argentino, remató mordido pero con total intención y cruzó el balón a Sirigu para anotar el primer gol de la noche.

La cara de los jugadores del PSG era un poema. También los rostros blaugranas, que pasaron del júbilo al horror cuando vieron a su estrella más brillante, Messi, tocarse el muslo con gestos inequívocos de lesión. Restaban dos minutos para el descanso. En la segunda mitad, Leo ya no estaba sobre el campo. Se estima entre 2-3 semanas la recuperación del ariete, que sufre una rotura en el bíceps femoral.

La lesión mermó al Barcelona, pero los franceses no lograban recuperarse del golpe. Sin Lavezzi, cansado tras su desgaste en la primera parte, poco a poco el PSG recuperó sensaciones. Un remate de cabeza de impactó en el poste y cayó a los pies de Ibrahimovic. El sueco marcó saliendo de un clamoroso fuera de juego que, sin embargo, ni el asistente ni el árbitro vieron. Minuto 78 de partido.

La indignación azulgrana, que ya sumaba otra lesión en el encuentro con la de Mascherano, se difuminó con el claro penalty de Sirigu sobre Alexis. Sin apenas tiempo por jugar, Xavi transformó la pena máxima. La alegría del Barça era inmensa, pero los partidos no terminan hasta el pitido final, y una desafortunada acción devolvió el empate al marcador: Matuidi disparó desde fuera del área y el balón rozó en el gemelo de Marc Bartra, desviando el tiro y clavando a Valdés en el suelo, impotente mientras el esférico se metía en su portería.

A priori, el 2-2 es un gran resultado en esta ida de cuartos de final, pero su coste tal vez haya sido demasiado alto para el Barcelona. En el otro partido de ayer, golpe de autoridad del Bayern Munich en Alemania ante la Juventus de Turín con resultado final de 2-0. Pirlo no jugó un buen partido, y la vecchia signora lo pagó caro. Los goles germanos los anotaron Alaba y Müller.

Esta noche será el turno de los otros equipos españoles: a las 20:45, desde el Santiago Bernabeu, Real Madrid - Galatasaray y desde La Rosaleda, Málaga - Borussia Dortmund.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018