Excite

El Atlético se inmola en el último minuto

  • Getty Images

Se jugaban los dieciseisavos de final de la UEFA Europa League en el Ciutat de Valencia y en el Vicente Calderón. Sin embargo, la noche deparó finales muy diferentes para Levante y Atlético de Madrid:

Los colchoneros aguardaban en su estadio al Rubin Kazan, equipo presente desde hace muchos años en la Europa League. Los rusos venían cosechando algunos resultados negativos en los últimos partidos, y se esperaba una lección de autoridad por parte de los rojiblancos, segundos en la Liga en la mejor temporada de su historia. Pero la historia del Atlético de Madrid está repleta de noches como la de ayer.

Comienza el encuentro y los colchoneros aun no son conscientes de qué están jugando. Rondón recibe un pase tras combinar con Eremenko y el Cata Díaz le da tiempo suficiente al venezolano como para rematar. En la portería no estaba Courtois, sino Asenjo, ese amuleto de la mala suerte. Asenjo no atrapa el esférico (lógico si tenemos en cuenta que hacía siglos que no jugaba) y deja la pelota entre él y Karadeniz, siendo más vivo de piernas el delantero del Rubin que acabó marcando el primer gol. Palo nada más empezar.

Ni siquiera las dos amarillas que Sharonov se ganó a pulso antes del descanso sirvieron para que el Atleti mejorara con la superioridad numérica. Sin Diego Costa ni Gabi, los colchoneros se perdieron en el medio del campo y concedieron el control al equipo rival que dispuso de alguna ocasión para ampliar distancias. En la segunda parte el guión dio un giro obligado por la economía de energía, que no abundaba en ninguno de los dos conjuntos. Encerrado en su área, el Rubin Kazan ofreció el esférico al Atlético de Madrid conscientes de que sólo Arda Turán podría crear cierto peligro.

La muralla rusa resistió sin problemas y gozó de la fortuna necesaria en los pocos despistes que acusó. Cuando el Calderón se vaciaba para no pillar atasco, en el minuto 95, el "Cholo" Simeone decidió jugar a la ruleta rusa encargando a Asenjo la misión suicida de subir a rematar el último córner. El despeje del equipo ruso cayó en los pies de Eremenko, quien encontró un amigo en Juanfran que permitió la galopada del delantero en vez de realizar la necesaria falta para cortar la jugada. Cuando Eremenko levantó la vista y no advirtió más que césped, sirvió el balón a la frontal del área para que Pablo Orbáiz, que ejercía en ese momento de velocista, llegase antes que Asenjo y marcara el 0-2. Harakiri atlético que complica enormemente la vuelta que se juega la próxima semana.

Pero no todo fueron malas noticias para los equipos españoles: el Levante goleó al Olympiakos en casa firmando una primera parte casi perfecta. Los de JIM tienen pie y medio en Octavos de final a falta del partido de vuelta. Barkero sirvió en el minuto 10 un buen pase para dejar sólo a Pedro Ríos que, con sangre fría, recortó a los dos defensores que le perseguían y con pierna izquierda remató a gol. A la media hora de encuentro, Pedro López provocó la expulsión de Abdoun y un penalty que Martins decidió tirar. Por desgracia el nigeriano no acertó, pero 10 minutos más tarde Barkero pudo desquitarse convirtiendo otra pena máxima, esta vez perfectamente ejecutada.

No fueron del todo claros los penaltys, pero la inconsistencia de los griegos y su falta de ideas probablemente no hubieran mejorado lo presente. El caso es que en la segunda parte, Martins se redimió de su error con un precioso gol picado sobre el cancerbero Megyeri. Con este 3-0 el Levante vuelve a la Liga con los deberes hechos. Se cierra con estos partidos la competición europea de esta semana y se regresa a la Jornada 24 de la Liga BBVA que empieza hoy viernes con el Sevilla - Deportivo de la Coruña.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018