Excite

Bruno Fernandes es apartado del Flamengo mientras se decide si es culpable de asesinato

El portero y capitán del Flamengo, el brasileño Bruno Fernandes, se ha convertido en el protagonista de una historia digna de convertirse en una telenovela con tintes de tragedia. Y es que el futbolista, uno de los más populares del país tras la victoria de su equipo en el Campeonato Brasileño del año pasado, ha sido acusado por la policía como presunto asesino de la joven Eliza Silva Samudio, una ex amante del futbolista que había dado a luz a un bebé que según ella era hijo de Fernandes.

La historia es mucho más compleja, pues mientras el guardameta asegura que llevaba más de tres meses sin ver a la chica a la que conoció en una orgía donde, según las palabras del propio Fernandes, `había de todo´ y se le rompió el preservativo mientras realizaba sexo con ella, otras fuentes aseguran haberla visto con su hijo en compañía del jugador en la casa del futbolista en Esmeraldas, un municipio situado en la región de Belo Horizonte, capital del estado de Minas Gerais.

Una información que quedaría confirmada por la presencia del brasileño en el lugar de la desaparición entre el domingo 6 y el jueves 10 de junio, día en el que se evaporó la joven, y que quedó plasmada en los registros de entrada y salida al edificio. Por otra parte, Eliza, que ya había denunciado con anterioridad al futbolista por agresión y por intentar hacerla abortar tomando medicamentos, lo que quedó confirmado por los médicos que vieron una alta presencia de sustancias abortivas en su organismo, realizó una llamada telefónica a sus amigas el día 9 de junio para contarles donde se encontraba y que Bruno le había asegurado que se realizaría las pruebas de paternidad finalmente, ya que tras el nacimiento del niño, la Justicia determinó que el sospechoso debía someterse a las pruebas de ADN, unos exámenes que Bruno aún no había accedido a realizarse.

Por su parte el hijo de Eliza, abandonada por su madre a los cinco años de edad y cuyo sueño era conquistar a un futbolista, fue encontrado por la policía tras la desaparición de su madre y ya se encuentra al cuidado de su abuelo materno mientras los investigadores continúan reuniendo pruebas y testimonios. Las más importantes, el testimonio de la mujer del futbolista de 25 años, Daiane Fernandes, supuestamente implicada en la desaparición de la chica, y las manchas de sangre que aparecieron en el maletero del todoterreno del jugador, y que se encuentran siendo analizadas para determinar si pertenecen a Eliza.

Unas gafas de sol y unas sandalias negras que también aparecieron en el jeep de Fernandes y que una amiga de la desaparecida ha identificado como propiedad de Eliza, componen otra de las pruebas de la culpabilidad del jugador, que rompió su silencio tras ser apartado del equipo por la presidenta del club, Patricia Amorim, mientras duran las investigaciones. Bruno, que ha asegurado tener `la conciencia tranquila´ y afirmó que `en el futuro se va a reír de todo esto´, permanecerá por tanto alejado del Flamengo mientras la Justicia decide dar una resolución a la situación.

Imagen: Elmundo.es

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018