Excite

Atlético de Madrid y Sevilla, mano a mano por la Copa

  • Getty Images

Noche fresca a orillas del Manzanares mientras los jugadores de Atlético de Madrid y Sevilla saltaban a cesped recién regado del Vicente Calderón. En juego, el pase a la final de la Copa del Rey, o al menos su primer capítulo.

La primera parte simuló un combate por relevos, con la iniciativa dividida (más a favor de los locales) y alguna oportunidad, especialmente para los colchoneros. Diego Costa, protagonista ya desde el inicio con algunas jugadas polémicas (un choque con Fazio) y algún disparo que no llegó a buen puerto.

Fue ya en la segunda parte cuando todo se desbocó. En el minuto 48, el propio Diego Costa avanzaba altivo por las inmediaciones del lateral izquierdo del área del Sevilla. Cuando decidió entrar y driblar a Spahic, el central croata se tiró al suelo y acogió el balón con la mano como si de un guardameta se tratase. Lógicamente Ayza Gámez señaló la pena máxima, mientras sacaba la segunda amarilla a Spahic, que dejaba así al Sevilla con 10. Era el momento de Beto, el portero portugués recién traspasado al Sevilla para suplir la lesión de Andrés Palop y la marcha de Diego López al Real Madrid. Sin embargo, Diego Costa se encargó de engañar al cancerbero y marcar el primer tanto colchonero.

Se celebraba el gol rojiblanco en las gradas, pero no pasaron ni 5 minutos para acabar con el júbilo. Jesús Navas asistió con maestría entre líneas a Álvaro Negredo, y el de Vallecas picó por encima de Courtois. Al corte llegó Godín que entre su brazo primero, y su espalda después, detuvo el esférico en su camino hacia el gol. Al colegiado no le tembló el pulso y señaló de nuevo el punto de penalty, esta vez a favor de los andaluces. Los atacantes sevillistas reclamaban la amarilla por semejante acción, pero Ayza Gámez sacó la tarjeta roja de manera fulminante. Negredo se dispuso a disparar, y con mucha sangre fría envió el cuero muy centrado, casi al alcance de Courtois que batido en el suelo no pudo hacer más que lamentarse por el gol, que significaba el empate y a la vez un gol en campo ajeno, tan valioso en este tipo de eliminatorias.

En ese momento, el Sevilla olió el miedo que desprendían los rojiblancos y decidieron ir a morder. Rakitic mandó un fuerte disparo muy cerca del palo derecho de Courtois. Ya en el minuto 70, el Atlético de Madrid conectó un par de paredes de manual que aventuró al "Cebolla" Rodríguez dentro del área hispalense. Fue entonces cuando el otro central, Fernando Navarro, acabó en el suelo deteniendo el avance del balón guiado por el mediapunta... con la mano. Surrealista. Ayza Gámez no daba crédito, pero señaló una vez más los once metros y amonestaba a Navarro con tarjeta amarilla. Beto esta vez adivinó las intenciones de Diego Costa, pero el brasileño ajustó con calidad la pelota al palo izquierdo y el guardameta no alcanzó a desviarlo. El 2-1 parecía mejorar el resultado de la noche para los madrileños.

Ya cargando con todo, el Atlético quiso rubricar la noche con otro tanto, pero no fue posible. En cambio, el Sevilla perdió al propio Navarro, que vio la roja directa en una fuerte entrada a Diego Costa. Así pues, el Sánchez Pizjuán decidirá la eliminatoria. El vencedor se encontrará en la final con el equipo que supere la otra semifinal: Real Madrid o Barcelona.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018