Excite

Aprender a esquiar I: Material básico

Para aprender a esquiar es muy importante tener un conocimiento básico del material y de las partes que lo componen. Antes de nada debemos saber que hay muchas modalidades dentro del esquí y por lo tanto diferentes materiales que no debemos confundir. Nosotros nos centraremos en el esquí alpino, que es el que todo el mundo conoce y consiste básicamente en descender una pista de nieve deslizándonos sobre los esquís. A la hora de iniciarnos, consultaremos cualquier duda con alguien que sepa, ya sea un instructor, un amigo o en la propia tienda de alquiler de equipo, así evitaremos malos tragos de última hora.

La ropa. Las prendas que usemos deben ser adecuadas al deporte que vamos a realizar. Esquiar es un deporte muy divertido pero también muy cansado. Sobre todo cuando estamos aprendiendo sudaremos mucho, pues pasamos gran parte del tiempo cayendo y levantándonos. También hay que tener en cuenta, por obvio que parezca, que la nieve moja y está fría, si se empapa nuestra ropa el día de esquí puede ser una verdadera tortura. Con lo cual elegiremos tejidos impermeables pero transpirables. No olvidaremos nunca las tres “ges”: Gorro, Guantes y Gafas. Las gafas son de especial importancia tanto para el viento como para el sol, además es casi obligada la protección solar para la piel y labios.

Las botas de esquí y los bastones. Las botas son de plástico y rígidas, con la caña alta y ligeramente inclinada hacia adelante para forzarnos a doblar las rodillas y ganar así estabilidad. Debemos vigilar que están bien acolchadas para evitar rozaduras y que todos los enganchen cierren a la perfección ya que, si nos baila el pie, más tarde perderemos control sobre las tablas. Evitaremos caminar con ellas cuando no tengamos los esquís puestos, y nunca lo haremos sobre hielo para evitar caídas y lesiones. Los bastones nos ayudarán a equilibrarnos. Para calcular la medida de estos, el brazo y el antebrazo deben formar un angulo recto cuando, estando parados, los tengamos apoyados en el suelo. Al inicio suelen utilizarse de forma errónea pues su uso correcto requiere de cierta técnica.

Las tablas. Hay muchos tipos de tablas, además la medida y forma determinarán el tipo de esquí que queramos realizar. Antiguamente los esquís eran de una longitud superior a la altura del esquiador para proporcionar estabilidad y velocidad. La tendencia actual, gracias al diseño “carving” es la de elegir unas tablas que midan unos 10 cm menos que la altura del esquiador, lo que nos da mayor libertad en los movimientos sin perder estabilidad. Las bota irá anclada automáticamente a la fijación que, en caso de caída, saltará liberando el esquí, evitando de este modo serias lesiones. A la parte delantera de las tablas se les llama espátula, que está elevada para facilitar el deslizamiento. La parte de atrás es la cola, los laterales se llaman cantos y a la parte que estará en contacto con la nieve, suela.

Imagen: nevasport.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017