Excite

Ambassador, la leyenda india resurge

Fueron los coches de las clases populares, los que en su día se vendieron por cientos pero que la aristocracia de los países veían con desdén. Décadas más tardes coches como el Volkswagen Beetle, el Seat 600 o el Ambassador de la India se han convertido en auténticos mitos automovilísticos en el mundo, caso del vehículo alemán, o en zonas más concretas, como el caso del coche español y el indú.

Sin embargo el Ambassador no es automóvil conocido en el Viejo Continente, por lo menos en la zona latina, por lo que hoy vamos a dejar la información de actualidad de lado para profundizar un poco en la historia de este coche tan particular.

La base de este producto indio es el Morris Oxford III que data de finales de los años 40, cuando La India todavía formaba parte del Reino Unido. Por ello tiene esas reminiscencias coloniales que se ven precisamente en Bombay o en otras zonas de la Commonwealth.

En una época donde tener coche no era tan común como ahora, el Ambassador era producido en acero para proveer de seguridad a sus ocupantes. Esto es uno de los puntos por los que muchos lo eligen. A pesar de eso es un vehículo que no está exento de potencia.

A día de hoy todavía se pueden encontrar una gran cantidad de Ambassador por las calles del país que cruza el Ganges y es que su fiabilidad es mucho mayor que la de coches fabricados a posteriori.

Los ingleses cuidaron mucho el interior, no obstante estos vehículos eran para la clase más elitista y por eso estaban tapizados en cuero.

Sin embargo con la democratización de la sociedad y la apertura económica, comenzaron a llegar otras marcas que le quitaron el mercado que dominaba hasta con un 70 % el Ambassador. Sin embargo ahora está resurgiendo con fuerza, quizás bajo la premisa del pasado rosa. Como en el caso de los Seat 600 en España, los propietarios los pintan, los tunean y se juntan en clubes para poder presumir de un pedazo de historia de La India.

Imagen: Anthony J Sheperd en Flickr

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018